Conozca la iglesia de Cristo

.....y Conocereis la verdad y la verdad os hara libres

S t a r t B i b l e P u b l i c a t i o n s

LA IGLESIA PROCLAMA LA SALVACION A TODO EL QUE LA ACEPTE

Por Clarence DeLoach, Jr.

¿A quién se le extiende el llamamiento del evangelio? ¿Es acaso un llamamiento ofrecido arbitrariamente a algunos pero retenido a otros? ¿Están algunos predestinados a ser salvos y otros a perderse? ¿Se ha fijado el destino irrevocablemente antes de nacer?

Una gran parte del mundo religioso se ha amoldado al complejo sistema teológico adelantado por Juan Calvino. Su enseñanza, nombrada generalmente como "Calvinismo," se resume en cinco ideas básicas, una relacionada con, o derivada de la otra. Esas cinco doctrinas cardinales son (1) la elección o reprobación incondicional de hombres escogidos, (2) expiación limitada, (3) depravación total, o sea, la incapacidad del hombre para responder a Dios sin la intervención divina, (4) gracia irresistible, y (5) la perseverancia del escogido.

El error fundamental dentro de esos dogmas básicos del calvinismo es la negación de la voluntad del hombre. El hombre es un ser creado con la prerrogativa de escoger. A Adán y a Eva se les dió la libertad de escoger. Dios les ordenó no comer del árbol del conocimiento del bien y el mal, haciéndoles claras las consecuencias si así lo hacían. La primera pareja entendió las instrucciones y Dios les instó a que hicieran lo correcto. No obstante, Dios no les forzó a que lo hicieran, porque el mayor bien se escoge bien. Desgraciadamente, Adán y Eva "violaron la ley" y pecaron contra Dios (Véase Génesis 2:15; 3-19; 1 Juan 3:4).

JESUS Y LA VOLUNTAD HUMANA

Jesús hace claro que en la voluntad del hombre está envuelto el servirle. De algunos dijo, "Y no queréis venir a mí para que tengáis vida" (Juan 5:40) Nótese las implicaciones de este pasaje en relación con la salvación. Es personal -- "¡y no queréis venir a mí!" Implica la voluntad -- "¡y no queréis venir!" Se puede aceptar o rechazar -- "¡y no queréis venir!" En la conversión, el hombre no es pasivo sino activo -- "¡y no queréis venir!"

La gran invitación de Jesús tenía alcance universal. Mateo lo cita diciendo, "Venid a mí todos los que estéis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11:28). El mero hecho de la invitación implica que puedes escoger entre aceptar o rechazar.

En cuanto al ejercicio de la voluntad, Jesús dijo, "Si cualquier hombre (vea, cualquier hombre, no sólo los predestinados) quiere hacer su voluntad, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta" (Juan 7:17). Por tanto, el hacer y el conocer las enseñanzas de Cristo es asunto de la voluntad del hombre.

LA GRACIA Y LA VOLUNTAD HUMANA

En su epístola a Tito, Pablo afirma que "la gracia de Dios se ha manifestado para ofrecer salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente" (Tito 2:11-12). Nótese de este pasaje que (1) la Gracia de Dios se ha manifestado a todos los hombres, (2) que trae salvación, y que (3) nos enseña. Si la gracia de Dios se ha hecho manifiesta a todos los hombres -- ¿por qué todos no son salvos? ¡La contestación implícita es simple! No todos los hombres han ejercido su voluntad de hacer suya la enseñanza sobre la gracia y responder a ella favorablemente.

LA SALVACION INVOLUCRA AL HOMBRE EN SU TOTALIDAD

Por designio de creación, Dios hizo al hombre una criatura intelectual, emocional y de voluntad propia. Con su intelecto, el hombre es capaz de recibir y entender información sobre hechos. Con sus emociones, es capaz de ser movido y emocionado por lo que recibe. La voluntad del hombre le capacita para actuar sobre lo que entiende. El mensaje del evangelio llega al intelecto, mueve las emociones y activa la voluntad.

En el día de Pentecostés vemos un ejemplo de ejecución de intelecto, emociones y voluntad. El apóstol Pedro presentó evidencia de las Escrituras del Viejo Testamento acerca de sus milagros y la resurrección, que probaban que Jesús era el Hijo de Dios. Tocó sus mentes usando evidencia y razonamiento. Sus corazones fueron movidos al conocer la verdad acerca de Cristo. Y al preguntar, les fue dicho lo que debían hacer (Hechos 2:38). Sus voluntades fueron activadas cuando "gozosamente recibieron la palabra y fueron bautizados" (Hechos 2:41).

DIOS QUIERE QUE TODOS SEAN SALVOS

¡Dios no se desentiende acerca de la salvación del hombre! ¡Dios ansía salvarnos! El quiere que todos los hombres vengan al conocimiento de la verdad (1 Tim. 2:4). "Porque de tal manera amó Dios al mundo (no tan sólo unos cuantos predestinados) que dió a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16).

Del anhelo de Dios por salvar, el apóstol Pedro dijo, "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento" (2 Pedro 3:9). El escritor de Hebreos dijo acerca de Jesús, "para que por la gracia de Dios experimentase la muerte en provecho de todos" (Hebreos 2:9).

Dios busca a los hombres a través del evangelio. Los tesalonicenses fueron "llamados por el evangelio" (2 Tes. 2:14). Aquéllos que responden al llamado son "linaje escogido, real sacerdocio, nación santa y gente particular" (1 Pedro 2:9). Los llamados son aquéllos que "oyen, creen y son bautizados" (Hechos 18:8). ¡Han ejercido su voluntad y libertad de selección!

TODO EL QUE QUIERA

Es curioso que la Biblia termine con una invitación. Jesús dijo, "El Espíritu (el Espíritu Santo) y la Esposa (la iglesia) dicen, ven; y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga. y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente" [Paréntesis y énfasis mío -- C.D.] (Apoc. 22:17).

Es la obra de la esposa, la iglesia, el expedir esa invitación a todos los hombres hasta la venida de Jesús. El calvinismo en general y la predestinación de los individuos en particular anularían esa invitación.

Dios viene hacia usted con un mensaje de amor, salvación y esperanza. ¿Ejercitará usted su prerrogativa de escuchar, creer y obedecerlo?

PREGUNTAS

¿De cuál sistema teológico humano surge la doctrina de salvación limitada?

¿Qué significa, en materia de religión, la libertad de escoger?

¿Cómo se relaciona el asunto de expiación limitada a versículos tales como Mateo 11:28?

Si Dios quiere que todos sean salvos (2 Pedro 3:9) y tiene todo el poder (Mateo 28:18), ¿por qué no se salvan todos los hombres?

¿En qué forma llama Dios hoy día a los hombres para que se salven? (2 Tes. 2:14)