Conozca la iglesia de Cristo

.....y Conocereis la verdad y la verdad os hara libres

S t a r t B i b l e P u b l i c a t i o n s

LAS IGLESIAS DE CRISTO BUSCAN RESTAURAR LA IGLESIA ORIGINAL

Por John Waddey

Alrededor del mundo las iglesias de Cristo ruegan por la restauración del cristianismo original del Nuevo Testamento. Quizás usted se pregunte, "¿qué quiere usted decir exactamente con eso?" La pregunta merece una respuesta clara.

Restaurar se define "regresar a, o poner de nuevo en el estado anterior u original" (Webster). Al aplicarse al cristianismo, esto hace pensar que estamos buscando regresar la iglesia de Cristo a su estado original. Pero eso también hace pensar que la iglesia ha sufrido deterioro a través de los años. Cualquiera que lea cuidadosamente su Nuevo Testamento y luego examine las "versiones" Católico/Protestantes del cristianismo verá las chocantes diferencias entre el original y las variedades modernas. Cada aspecto del cristianismo primitivo ha sufrido los intentos de los hombres por cambiarlo a su conveniencia.

LOS CAMBIOS

La forma de gobierno en la iglesia ha sido cambiada de simple gobierno congregacional con ancianos locales a un complejo gobierno piramidal sobre la iglesia universal (Compárese Efesios 1:22; Filipenses 1:1).

Los nombres bajo los cuales era conocida la iglesia han sido eclipsados con nombres denominacionales como Anglicana, Metodista, Luterana (compárese 1 Cor. 1:1; Rom. 16:16).

Muchos cambiaron a los adultos creyentes por infantes como receptores del bautismo (compárese Marcos 16:15-16).

La forma de bautismo de sepultura por inmersión ha sido alterada por muchos cambiándola a rociamiento o aspersión sobre la cabeza (compárese Romanos 6:3-5).

El credo de la iglesia ha sido reemplazado por doctrinas humanas que opacan la voluntad de Jesús (Juan 12:48; 2 Juan 9-10).

La forma de adoración ha sufrido adiciones o substracciones (cp. Hechos 2:42; Efesios 5:19).

El plan de salvación ha sido opacado con estratagemas apoyando la salvación a base de buenas obras, o por fe sola (cp. Hechos 2:37-40; Santiago 2:24).

La unidad de la iglesia única ha sido quebrantada por el denominacionalismo con su innumerable cantidad de cuerpos compitiendo entre sí (véase Juan 17:20-23). Todos estos cambios han privado a los creyentes de una visión clara sobre lo que originalmente era el cristianismo. La seriedad del asunto se hace patente cuando recordarmos que un Dios infinitamente sabio e infalible fue quien diseñó la iglesia y que hombres falibles y pecadores han osado cambiarla. Nadie puede pensar que es capaz de mejorar la obra de Dios.

NO ES UNA NUEVA DENOMINACION

El restaurarla no implica que tratamos de crear una nueva denominación mejor que las ya existentes. Cristo edificó su iglesia (Mateo 16:18) y la reconoció como "un cuerpo" (Efesios 1:22; 4:4). Las Escrituras condenan la división denominacional (1 Cor. 1:10; Rom. 16:17). Una denominación mejor todavía sería inaceptable, porque es la obra de hombres compitiendo con la verdadera iglesia de Dios. El hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos (Jeremías 10:23) o edificar su propia iglesia.

NO ES UNA REFORMA

No pretendemos reformar una denominación existente. Martín Lutero y Juan Calvino se propusieron reformar la corrupta iglesia Católica medieval, pero aprendieron, al igual que otros, que tales instituciones son insensibles a la reforma. Reformar es "enmendar lo que es defectuoso, vicioso, corrupto o depravado" (Webster). Si los reformadores hubieran tenido éxito en corregir algunos de los abusos del catolicismo, el resultado aún hubiera sido la iglesia Católica Romana, no la iglesia de Nuestro Señor establecida en Jerusalén (Mateo 16:18).

Nuestra meta es ir más allá de todas las sectas y denominaciones que se han desarrollado, hasta el cristianismo original predicado y practicado por los apóstoles de Cristo. La iglesia establecida por Jesús era exactamente como Dios la quería. Su fe, culto y prácticas llenaban perfectamente las necesidades de la humanidad. Todo intento de hombres no inspirados para mejorar o modernizar el cristianismo lo único que han logrado es corromperlo. El colector de objetos finos de arte no se conforma con una imitación, no importa lo bien que se mire, sino que busca diligentemente hasta que encuentra el original. Eso hacemos nosotros. Como el comerciante de joyas, habiendo encontrado la perla de gran precio, estamos dispuestos a invertirlo todo para poseerla (Mateo 13:45-46). Seremos cristianos y nada más. Puesto que las palabras de Cristo nos juzgarán en el día postrero (Juan 12:48), debemos hacer caso de ellas en esta vida.

PROCURAR EL IDEAL

Para restaurar la iglesia del Nuevo Testamento no buscaríamos ser como la iglesia en Corinto, o en Jerusalén o Laodicea. Toda congregación tanto en aquella época como ahora estaba compuesta de material humano. Mientras que el plano y diseño del cristianismo fue concebido en los cielos, los discípulos que forman una congregación son siempre humanos, y propensos al pecado (Rom. 3:23). Como consecuencia, toda congregación refleja las debilidades humanas en su imperfección. Algunas son buenas y otras son mediocres o pobres. Pero la ideal fue creada en el plan divino y todo cristiano de cualquier época debe procurar llenar su medida. Si ponemos nuestro empeño en seguir la Biblia en todo asunto de fe y práctica, entonces seríamos la misma clase de cristianos que fueron los apóstoles.

UNA SUPLICA UNIVERSAL

La idea de restaurar el cristianismo del Nuevo Testamento conlleva una súplica universal a todas las gentes, mirando hacia esa única iglesia universal fundada por Cristo que es su salvador (Mateo 16:18; Efesios 5:23).

Se establece un libro universal (la Biblia) como la única regla de fe y de práctica, la única fuente autoritativa y completa de todo lo que se necesita para servir a Dios y prepararnos para la eternidad (2 Tim. 3:16-17).

Su confesión de fe es universal; que Jesucristo es el Hijo de Dios (Mateo 16:16).

Se usan nombres bíblicos aceptados universalmente: cristianos, discípulos, hermanos, santos, iglesia de Cristo (Hechos 11:26; Mateo 23:8; Romanos 16:16).

Sus enseñanzas sobre el bautismo y la Cena del Señor son de atracción universal porque se guardan tal y como Cristo ordenó (Marcos 16:15-16; Colosenses 2:12; Mateo 26:26-29).

Tiene una meta universal que lo es el exaltar y diseminar el reino de Dios en la tierra así como lo es en los cielos (Mateo 28:18-20).

¿Podría cualquier alma honesta objetar a principios espirituales tales como:

Llevar el nombre de Cristo excluyendo todo otro nombre humano ... Fe en el Cristo viviente y reinante como el único credo de la iglesia ... Tener como única disciplina de la iglesia el Nuevo Testamento de Cristo ... Reconocer la completa autoridad de Cristo sobre su iglesia ... Exaltar la única iglesia de Cristo sobre toda otra institución inventada por el hombre ... Que todos los mandamientos de Cristo sean obedecidos por su gente ... Que los ideales de Cristo sirvan de ejemplo en las vidas de todos los que llevan su nombre ... La unidad en Cristo por fe, arrepentimiento y bautismo en su muerte?

Esto sustituiría todo el denominacionalismo a fin de que sólo hubiera un cuerpo con Cristo como cabeza y fundamento.

El concepto de restauración no es nuevo. Es una necesidad antigua y constante en la religión. Los que estudian la historia de la iglesia encuentran muchas voces que han hecho esta súplica. No se trata de un movimiento local. Se han levantado grupos independientes alrededor del mundo anunciando esta meta de restaurar el cristianismo original. Este compromiso común, si se lleva con sinceridad, no puede menos que unir a esos discípulos en Cristo. No se trata de un movimiento gubernamental o institucional sino más bien de individuos temerosos de Dios que están saliendo de las tinieblas de la confusión religiosa a la luz pura de la eterna verdad de Dios. Es nuestro ruego que también usted se comprometa a ser un cristiano del Nuevo Testamento, no denominacional, sino miembro de la iglesia de la cual leemos en las Escrituras.

PREGUNTAS

En materia de religión, ¿cuál es la diferencia entre restauración y reforma?

¿Por qué es necesaria la restauración?

Explique cómo es la iglesia de la Biblia que debemos seguir como modelo.

¿Dónde debemos buscar directrices para la restauración de la iglesia?

¿Cuál es la diferencia entre la iglesia original de Cristo y una denominación moderna?