Conozca la iglesia de Cristo

.....y Conocereis la verdad y la verdad os hara libres

S t a r t B i b l e P u b l i c a t i o n s

LA IGLESIA TIENE UNA MISIÓN DIVINA: EVANGELIZAR AL MUNDO PARA CRISTO

Por Jerry Dyer

Jesús vino a un mundo perdido a vivir una vida que sería el ejemplo perfecto para la gente de todas las épocas (1 Pedro 2:21-23). Porque vivió tal vida, pudo ser ofrecido como sacrificio perfecto por los pecados de todo el mundo (2 Cor. 5:21). Habiendo vivido esa vida, habiendo sentado el ejemplo perfecto y dado su vida, se levantó de los muertos (Romanos 1:4). Pocos días después de su resurrección volvió a los cielos a sentarse a la diestra de Dios y convertirse en nuestro mediador (1 Tim. 2:5). Fue entonces que el propósito de su vida (o sea, buscar y salvar a los perdidos, Lucas 19:10), fue trasladado como un mandamiento a sus discípulos. Este mandamiento se encuentra en Mateo 28:18-20 y Marcos 16:15-16.

Lea estos pasajes y escudriñe cuidadosamente la enseñanza sobre la Gran Comisión.

A. "Id y Predicad el Evangelio" (Marcos 16:15-16). "Id y Enseñad" (Mateo 28:19). La palabra evangelio quiere decir "buenas nuevas". Tenemos buenas nuevas sobre su nacimiento, vida, ejemplo, muerte, resurrección, expiación y ascención a los cielos. Para eso fue que vino Cristo y por eso debemos ir a predicar y enseñar.

Es muy importante recordar que esto es un mandamiento y que Dios espera que obedezcamos sus mandamientos. La salvación es nuestra recompensa a la obediencia (Hebreos 5:8-9). Si no hacemos su voluntad, nuestro castigo será destrucción eterna (Mateo 7:21-23).

En esos pasajes se usan dos palabras diferentes, "predicar" y "enseñar", que tienen el mismo propósito final. No todos tenemos el don de predicar (1 Cor. 12:12-21). No obstante, todos los cristianos tenemos la responsibilidad de enseñar el evangelio.

B. "A Toda Criatura"; a "Todas las Naciones". Vamos a todas las naciones porque todas están perdidas sin Cristo. Lea y estudie las siguientes escrituras:

1. 2 Tesalonicenses 1:7-9. Este pasaje expresa con mucha claridad que hay dos clases de gente que sufrirá "eterna condenación fuera de la presencia del Señor"; (a) Los que "no conocen a Dios" y (b) los que "no obedecen al evangelio". No podremos estar frente a Dios en el día del juicio esperando ser excusados de destrucción eterna porque no conocíamos a Dios y por tanto no obedecimos el evangelio.

2. Romanos 1:16 demuestra que la única forma en que Dios salvará al pecador es a través del evangelio de Cristo. No hay otro camino. No nos atreveremos a predicar ningún otro plan (Gálatas 1:8-9).

3. Efesios 2:1, 3, 12 describe la condición del hombre sin Cristo. La Escritura dice que los que están sin Cristo están "muertos", "separados", "excluídos", son "extranjeros", "sin esperanza", "sin Dios". Están eterna e irremisiblemente perdidos sin obediencia a Cristo. ¿Podía el Espíritu Santo haberlo hecho más claro?

4. 1 Tesalonicenses 4:13 enseña que los que mueren "en Cristo" tendrán gozo, placer, paz, etc. Los que mueren sin Cristo ¡no tienen esperanza!

5. Juan 14:6 expresa que Jesús es el único camino hacia Dios. No se puede llegar a través de ningún otro profeta, salvador, etc. No hay otro.

6. En Hechos 17:30-31, Pablo dijo que Dios ya no pasará por alto en estos días los tiempos de esa ignorancia, ya sea por "tiniebla denominacional" o "adoración de ídolos". Todos seremos juzgados por la misma norma.

Todos estamos perdidos sin Jesús. Es por eso que vino y es por eso que debemos ir y evangelizar. Hay quienes dicen, "Lo siento, pero amo a la gente demasiado para condenarlos." Tendríamos que responder a esto: Esa no es la definición de Cristo sobre el amor. Jesús dijo en Juan 14:15 que el amor demanda obediencia. Saber que la Biblia enseña que los que están sin Cristo se perderán y no advertirles, sería como el médico que encontró que su paciente se está muriendo de una enfermedad pero se niega a decírselo porque no desea ser "sentencioso y hacerlo sentir mal". El "evangelio social" que sólo sirve a las necesidades culturales de la humanidad hará que se pierdan muchas almas.

La verdad llana es que SIN CRISTO NADIE PUEDE SALVARSE. Aquéllos que extienden la esperanza a los no cristianos (ya sea los que están en las tinieblas por adoración a ídolos o en el error denominacional), hacen algo que la Biblia no hace y debilitan las manos de los discípulos que tratan de que el evangelio llegue a todos.

C. "Enseñadles que guarden todas las cosas que os he mandado." Esta verdad nos la enseña Pablo en 2 Tim. 2:2: "Y lo que has oído de mí ante muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros." A esto se refiere algunas veces como la segunda parte de la Gran Comisión, o "que los salvados se mantengan salvos." Este pasaje presenta cuatro niveles de enseñanza y aprendizaje, y demuestra la diferencia entre un ministerio "terminal y un ministerio "germinal".

1. Las cosas que has oído ante muchos testigos. Dios espera que escuchemos, aprendamos y apliquemos la verdad que aprendamos de otros. Por supuesto, tenemos que examinarnos a nosotros mismos mientras escuchemos (Hechos 17:11).

2. Encarga a hombres fieles. La enseñanza que Timoteo recibió no era para guardársela, sino para ser compartida con otros. Pablo dijo que teníamos que hacer algo más que "guardar la fe", debíamos compartirla con otros, de lo contrario, nuestro ministerio sería terminal, esto es, que la verdad se quedó sólo con nosotros.

3. Para que puedan enseñar a otros también. Aquí es cuando se prueba nuestro ministerio. Debemos de enseñar y motivar a otros de tal modo que reciban y diseminen ese mensaje a otros.

ARGUMENTO: Dios no desea que dejemos que los recién convertidos se marchiten. Tenemos que ayudarles a crecer y enseñarles toda la verdad (Hechos 20:26-27). Debemos enseñar la verdad con amor (Efesios 4:15), y debemos enseñarla en el tiempo apropiado (1 Cor. 3:1-2; 1 Pedro 2:2). Es nuestro deber enseñar a otros (2 Tim. 2:2).

D. "Y he aquí, yo estoy con vosotros siempre, hasta el fin del mundo." Jesús nos prometió que a donde vayamos a predicar, él estará con nosotros. Cuando nos quedamos sentados, nos sentamos solos. No hay barrera tan alta, extensa o suficientemente fuerte que impida que el evangelio se esparza (Filipenses 4:13). Cristo no nos fallará ni abandonará en nuestro caminar (Hebreos 13:5).

Que Dios nos ayude a "ir ... y hacer discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo: enseñándoles que guarden todas las cosas que yo (Jesús) os he ordenado ..." Esta es la misión de la iglesia. Todo lo demás que hagamos como hijos de Dios queda bajo ese mandamiento.

PREGUNTAS

¿Aplica la Gran Comisión solamente a los once que la recibieron? (Mateo 28:16-20).

¿Serán juzgadas las gentes de todas las naciones por la misma norma?

¿Será justo que Dios juzgue a todas las naciones por la misma norma?

¿Puede perderse un cristiano que no busca salvar almas?

¿Debe esperarse que todos los cristianos sean aptos para enseñar el plan de salvación a los perdidos?

¿Hay un método "mejor" para acercarse a aquéllos que están perdidos?

Explique el plan de acción para acercarse a los perdidos en su área.