Pareciera ser que el hablar del amor o escribir acerca de él es lo más fácil, y creo que de cierta manera es así, estamos en un mundo donde la palabra amor es usada de una manera tan superficial que es difícil para muchos el definir lo que significa el amor, se han escrito cientos de canciones, poemas y libros acerca del amor y aun así la mayoría de la gente carece del entendimiento de lo que es el amor, muchos lo catalogan como el resultado de una emoción basada en la atracción y la admiración de un sujeto hacia otro, que puede ser o no ser correspondido.

Muchos han olvidado lo que verdaderamente significa el amor, la Biblia describe al amor en una sola palabra  dice de la siguiente manera Dios es amor (1 Juan 4:8), aun para nosotros los cristianos darle este significado al amor parece abstracto, mítico e inalcanzable, la Biblia está llena de enseñanzas para que la humanidad entienda de una manera práctica lo que es el amor y aunque el amor no es una opción sino un mandamiento difícilmente se podrá forzar a alguien a amar.

En la ley para el pueblo Judío los más grandes mandamientos eran

Lucas 10:27 Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo

Y esto no quedaron abolidos sino vinieron a ser la base para los cristianos dice nuestro Señor Jesús

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis» unos a otros. Juan 13:34

Era este en verdad un mandamiento nuevo? Sabemos que no si no era la confirmación de que el amor era y seguirá siendo lo más sublime en la vida del hombre


Tipos de amor

La Biblia habla de cuatro tipos de amor. Los humanos podemos experimentar tres tipos sin conocer a Dios. Son parte de la experiencia humana y muy buenos cuando funcionan como deben. Pero si "el amor" es nuestra meta, estos tres tipos llegan a ser nuestros dioses, y así se destruyen tanto a sí mismos como a nosotros. Son buenos como resultados de la vida normal, pero pésimos como propósitos para nuestra vida.

I.- Storgos: La palabra griega para "afecto natural". Es un amor casi universal de querer proteger o ayudar. Se enfoca principalmente sobre asuntos de solidaridad y necesidad. Es un amor que da, pero también tiene que sentirse apreciado. Es un sentido de preservación mutua más que de moralidad. Ejemplos: un animal protegiendo a su cría, la lealtad y el servicio entre padres e hijos, el deseo de ayudar a un desconocido en apuros.

II.- Eros: El amor sexual o erótico. La base del eros es principalmente física, creada por una emoción que puede ser buena o mala. Busca satisfacerse y llenar sus necesidades con la otra persona. Es una buena parte del enamorarse, los sentimientos, y lo romántico. Controlado por Cristo, puede dar un buen apoyo a la relación e intimidad matrimonial.

III.- Philos: Este amor es básicamente la amistad. Es la repuesta del humano a lo que le agrada. Está basado en una comunión mutua entre el que ama y el amado. Ambos tienen cosas en común y es un amor mutuo de compartir.

IV.- Ágape: Este amor es absoluto y proviene de Dios. El amor ágape no espera una recompensa, como los otros tipos, ni siquiera aceptación propia. Al contrario se preocupa primero por la otra persona. Se sacrifica y da de sí mismo sin importar la respuesta del otro. Es un amor que busca el mayor bien del otro cueste lo que cueste. Es el mismo amor de Dios y de Cristo.

La diferencia del amor ágape

Este amor ágape a diferencia de los otros es el camino a la excelencia el camino a la perfección (1 Cor 12:31), sin este amor es imposible agradar a Dios, este amor cumple con todas las expectativas de Dios y ayuda al hombre a entender como debe ser su relación con Dios y con el prójimo

Este es un amor incondicional que solo busca el beneficio del otro aun por encima de sus propios gustos o del propio sufrimiento, la mas grande prueba de ese amor es el sacrificio hecho por nuestro Señor Jesucristo quien siendo el hijo de Dios


Amados amaos los unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

I Juan 4:7-8



Continuar