Yo como espectador conmocionado si saber que hacer solo le apretaba la mano al grado que ella noto que la estaba lastimando yo trataba de animarle y de manera inconsciente cada vez que el doctor le decía a ella que hiciera esfuerzo yo también lo hacia así que al final del parto ya cuando el niño nació me fui a la sala de descanso mi cuerpo estaba agotado mi mente ida y mis fuerzas se habían acabado por completo entonces me puse a penar en que verdaderamente el esfuerzo que yo hice no tiene ninguna comparación con el esfuerzo que hizo mi esposa y aquí estaba yo completamente agotado entonces literalmente use la frase común que dice “ Me quito el sombrero en honor a esta dama” y es que vi su ojos y vi su esfuerzo y no queriendo me di cuente de la fuerza tan grande que tiene una madre una fuerza que sale del corazón y no de los músculos una fuerza que sale del espíritu y no de las manos, si esto nos pasara a los hombres tal vez la población mundial ya hubiese decrecido en mas de un 50%.


La madre no olvida ni un momento, desde el día que supo que estaba embarazada y aun después de que su hijo nace crese y se va de la casa, podrá el hijo ser como yo un hombre de mas de 40 años pero para la madre seguiremos siendo sus bebito seguiremos siendo sus hijos

Podrá un hijo hacer las maldades más grandes mas el amor de la madre la ciega y ese sigue siendo su pequeñuelo y le seguirá queriendo aun después de muerto.


Leí las escrituras:

El amor de Rizpa por sus hijos

2 Samuel 21: 9, 10

“y los entregó en manos de los gabaonitas, y ellos los ahorcaron en el monte delante de Jehová; y así murieron juntos aquellos siete, los cuales fueron muertos en los primeros días de la siega, al comenzar la siega de la cebada.

Entonces Rizpa hija de Aja tomó una tela de cilicio y la tendió para sí sobre el peñasco, desde el principio de la siega hasta que llovió sobre ellos agua del cielo; y no dejó que ninguna ave del cielo se posase sobre ellos de día, ni fieras del campo de noche”.


Esta madre no se alejó ni de noche ni de día de los cuerpos de sus hijos estuvo atenta a en todo tiempo para que ni las aves del cielo se posaran sobre los cuerpos de sus hijos ni las fieras del campo hicieran un festín con ellos.


2.- Como corresponder al amor de una madre

Como podemos corresponder a un amor tan inmenso que podemos hacer nosotros los hijos para pagar tanto amor

Difícilmente podremos firmar un cheque con la suma para pagarle el amor el tiempo y el esfuerzo que nuestra madre hizo para hacer nos  hombres o mujeres de bien.

No hay moneda ni joya preciosa que pueda coronar su cabeza ni honra más grande que ella pueda recibir que tu amor, respeto y obediencia


Oye a tu padre, a aquel que te engendró; Y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies. Proverbios 23


Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra









Continuar