Hay momentos en la vida en que eres llevado voluntaria o involuntariamente a un camino que parece no tener salida, te sientes cansado, desilusionado, solo y sin amigos, en esos momentos la duda embarga tu mente y tu corazón y te preguntas, ¿verdaderamente vale la pena hacer lo que estás haciendo?,


Muchas veces a llegado a mi memoria este pensamiento y la duda me asalta, después veo en espejo mi vida y digo; tengo todo lo que un hombre pueda desear, que necesidad tengo de batallar con problemas que no son míos, pienso y divago en mi mente, mientras yo cuide de mi esposa y mis hijos que importa lo que los demás hagan, allá ellos. Pero más tardo en meditar eso cuando mi mente se llena de pasajes bíblicos dictándome una y otra vez mi responsabilidad y me dice de manera directa”


Hombre.. si tienes todo lo que un alguien puede desear no es obra de la casualida, quien crees que lo ha proveido? Fue tu fuerza?, tu inteligencia? o acaso tu sabiduria?


En esos momentos me guste o no tengo la obligación de reconocer que Dios es quien a provisto todas las cosas, y que los problemas y los caminos aparentemente sin salida no son más que un nuevo reto para volver a empezar.


Por eso es que me es imperiosa necesidad de seguir caminando en los senderos que el Señor a trazado, no puedo apartarme ni a diestra ni siniestra, algunos me llaman legalista otros me llaman liberal algunos otros me llaman loco pero nada de esto me molesta, siempre lo he dicho, me molesta, cuando veo que deliberadamente el nombre de Cristo es mancillado, me molesta, cuando si escrúpulos se abusa del mas débil, me molesta, que por unas monedas o fama frente a los reflectores te olvides del sacrificio de Cristo




Buscar el balance entre El amor, La disciplina y la obediencia para intruir a nuestros semejantes, es un reto para todo el que quiere ser honesto y predicar el evangelio sin mutilaciones. Es por eso que quiero usar este espacio para llevar hasta tu hogar cosas que pueden ayudarte a reconocer a Dios como el dador de todas las cosas y a Jesucristo su hijo como el unico medio para llegar a El..


El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?


Te invito a explorar estas páginas que estoy seguro podrán ayudarte a enfrentar los retos más difíciles en tu vida. Estas son un despertar a un nuevo comienzo, un nuevo proyecto en mi vida con el afán de alcanzar mas almas para Cristo, en ellas hablare del Amor La Disciplina y la obediencia a Dios que todos debemos tener para poder acercarnos a Él, pido de tus oraciones para que este nueva meta en mi vida cristiana logre su objetivo.


Como puedes ver, el formato de la página a cambiado, es mi propósito presentarte estas páginas como una revista en formato digital donde mes a mes leerás diferentes artículos y materiales de autoría propia y de muchos otros hermanos que comparten el mensaje de Cristo por este medio.

Puedes mandarnos tus artículos, sermones, meditaciones  y  anuncios a mi correo electrónico

jcampos@byer.com o si prefieres puedes dejarnos un mensaje directamente en nuestra página de contacto


http://joelcampos.org/contactus.html


Dios les siga bendiciendo

Es fácil tirar la toalla, rendirse y dejar de luchar

Es fácil bajar la guardia y no levantarse a pelear

Es fácil cerrar la boca y dejar de predicar

Pero prefiero tomar nuevas fuerzas y volver a empezar