Para Reflexionar

A LA MEMORIA DE UN AMIGO

    Miguel Ángel Arroyo Salas


       Uno no tiene la oportunidad

de escoger quienes serán parte de su  familia carnal, los padres no pueden  escoger quienes serán los hijos ni los hijos quienes serán los padres así como tampoco se tiene la oportunidad de escoger quienes serán sus hermanos, pero si tenemos la oportunidad de escoger quienes serán nuestros amigos.  Encontrar un amigo es difícil, puedo decir que me sobran dedos en una mano para numerar a mis amigos, una parte de la canción titulada “Cuando Un Amigo Se Va” de Alberto Cortez  dice:  

Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo.

Y esto es una realidad irrefutable, a un año de su partida aun parece ser un sueño del cual muchos quisiéramos despertar.

Este pasado mes de Diciembre que tuve el privilegio de viajar a Querétaro tuve muchos tiempo para meditar, al recorrer los pasillos que una vez fueron pisados por un amigo por momentos mi mente me traicionaba y se revelaba a aceptar esta realidad, otras veces al escuchar la voz de su hijo Alain en el mismo tono que la de su padre me sobresaltaba, Déjame decirte que mi alma quedo enlazada a la de mi hermano desde que le conocí, su amor y cuidado por la obra me cautivo, tuve el privilegio de llamarle amigo y amigo hay más unido que un hermano.


Hace un año que él se nos adelantó, de una manera repentina sin dar tiempo a nada el Señor le llamo, el hubiera o el me hubiese gustado ya no cuenta,  los que hice o deje de hacer  por mi hermano y con mi hermano es lo único que me queda,


Recuerdo su fuerte y firme voz que  siempre buscaba enseñarnos instruirnos y motivarnos, es por eso creo que hoy es digno de ser recordado y dedicamos la edición de esta humilde  revista en memoria de un Padre, Un Amigo, Un hermano y un gran predicador que se dio por completo por amor a Cristo y a su iglesia

Estoy seguro que si tuviera que pedirle permiso a mi hermano Miguel Ángel para hacer esta pequeña revista en reconocimiento al arduo trabajo hecho por toda una vida él me hubiese contestado  “no te preocupes mi hermano no hay necesidad”. No le gustaba que le adularan, él prefería con el ejemplo presentarse a los demás, cuenta en una de sus predicaciones que fue invitado a un lugar donde no lo conocían para dar una serie de conferencia, puesto que cada día venían diferentes hermanos los anfitriones lo presentaron todos y cada uno de los días al grado que en tono bromista antes de disertar su última presentación dijo “Pues desconozco a este hombre que han presentado todos los días pero aquí estoy yo espero no defraudarlos”.


Dejo pues esta revista con todo mi respeto y amor en tus manos para que conozcas un poco más la vida de un hombre que dejo huella en la vida de miles de personar,  un luchador incansable pero sobre todo un gran amigo que extrañamos  infinitamente, agradezco a su esposa mi hermana Olvia Castañeda de Arroyo a sus hijos, Betsy, Miguel, Princesa y Alain, por su permiso además del sin número de recuerdos compartidos para la realización de esta revista mil gracias por permitirme escribir estas líneas en su Memoria.

Joel campos



Para Empezar

  A La Memoria De Un Amigo

  Una Humilde Reseña

  La Escuela De Predicación Del Centro


Artículos

 –  ¿Pueden Vernos Quienes Ya Partieron?

 –  La Buen Batalla

 –  La Amistad

 –  No Mas Lágrimas

 –  El Espejo Divino

 –  Hasta Pronto

 –  Cuan Hermosos Los Pies

 –  Triunfando Sobre Las Pruebas

 –  ¿Que Dios Hay Como Tu?

 –  Cumple Tu Ministerio

 –  Tu También Atrevete A Triunfar

 –  Aplausos Aplausos


EN ESTA EDICIÓN