II.         EL VENCER NO ES INSTANTÁNEO.

  Quién de nosotros no quisiera que sus problemas se solucionaran en un segundo que en un abrir

y cerrar de ojos

A. Hay que superar los problemas POCO A POCO.


B. Debemos afrontar los problemas de UN SOLO DÍA: HOY MISMO (Mateo 6:34,11).

 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

C. Hay que aprender a apreciar las oportunidades, las bendiciones y aún las pruebas de HOY, el día que el Señor ha hecho

D. Hay que tener paciencia para permitir que el Señor desarrolle Su plan para nosotros completamente (Romanos 8:28).


27 Más el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.  


III.       UNIDOS ES MAS FACIL SALIR VICTORIOSO.

  

A.        Hay que permitir que otras personas le ayuden a llevar su carga.

1.         Mejores son dos que uno (Eclesiastés 4:9-12).

2.         El vinculo de la sangre (I Corintios 12:21,26). (Todos los miembros del cuerpo somos uno)

3.         Esto es principio fundamental de las enseñanzas de Cristo (Gálatas 6:2; I Tesalonicenses 4:18).

4.         No seamos orgullosos.

B.         Hay que buscar a otras personas que necesiten su ayuda.

  1.  Sigamos el ejemplo de Jesucristo en la cruz.

a.         Su preocupación por Su madre (Juan 19:26,27).

b.         Su preocupación por el malhechor (Lucas 23:39-43).

c.         Su preocupación por aquellos que le crucificaban (Lucas 23:34).

    2.  Sigamos el ejemplo de Esteban cuando le apedreaban(Hechos 7:58-60).

    5.  Siempre podrá encontrar a otras personas en peores,condiciones que usted.

    6.   Siempre podrá encontrar a alguien que usted puede ayudar (II Corintios 1:3,4).

    7    Sugerencias para ayudar:

a.         Poder consolar es un ministerio muy especial (Job 4:3,4; Isaías 50:4; Hebreos 12:12,13; Hechos 4:36).

b.         Hay que visitar a los atribulados.

c.         Hay que orar con los atribulados.

d.         Hay que escuchar a los atribulados.

e.         Hay que hablar palabras de consolación a los atribulados.

f.          Hay que ayudar a los atribulados con sus tareas cotidianas.

g.         Hay que ser constante en nuestra preocupación por los atribulados (no olvidarlos después de pocos días).

h.         Hay que buscar más 3 ayuda para los atribulados.

i.          Es parte integral de nuestro servicio a Cristo (Mateo 25:31-46).

IV.       BUSQUEMOS LA AYUDA DE DIOS.


A.        Busquemos la ayuda de Dios en la oración.

B.         Busquemos la ayuda de Dios en Su Palabra.

C.        Hay que alzar los ojos al Señor (Salmos 121:1-8; 27:10,13,14; 34; 3).

CONCLUSIÓN:

  

A.        No tenga pena de LLORAR por causa de sus penas.

B.         No espere una victoria rápida ni instantánea.

C.        No se olvide de los demás.

D.        No se olvide de Dios.





"Triunfando Sobre Las Pruebas"