El origen de los vertebrados
Se supone que los vertebrados evolucionaron a partir de un invertebrado. Sin embargo, se trata de una suposición que no se puede documentar en base del registro fósil. Existe una inmensa discontinuidad entre los invertebrados y los vertebrados, no cubierta por forma alguna de transición. El primer vertebrado, un pez de la clase Agnatha, es un vertebrado al cien por cien. De su posible origen evolutivo nos dice Ommaney:

Desconocemos cómo evolucionó este primer cordado, cuáles fueron las etapas que recorrió en su desarrollo hasta dar finalmente verdaderos peces tal como ahora los conocemos. Entre el período Cámbrico, en que probablemente apareció, y el Ordovicio, en el que se encuentran los primeros fósiles con características de pez, existe un vacío de unos 100 millones de años que probablemente nunca podremos llenar.»(a)

¡Cien millones de años sin tan siquiera una forma de transición!


El origen de los anfibios
Se supone que los peces dieron origen a los anfibios a lo largo de un período de millones de años, durante cuyo tiempo las aletas de los hipotéticos antecesores fueron cambiando gradualmente para dar lugar a los pies y piernas de los anfibios. Pero no se ha descubierto ni un solo fósil que muestre una aleta parcial ni un pie parcial. Los anfibios vivientes incluyen tres tipos: las salamandras y lagartijas acuáticas, generalmente de patas y cola extendidas; las ranas y los sapos, que figuran entre los más especializados de todos los vertebrados terrestres, carentes de cola y con patas traseras muy largas; y los Apodos, criaturas gusanoides sin rastro de extremidades. No se hallan formas de transición entre estos distintos seres vivientes, ni entre ellos y los anfibios fósiles.(B)






El origen de las aves

Se afirma que las aves evolucionaron a partir de los reptiles. Pero nadie ha encontrado todavía ni un solo reptil que posea algo como en parte ala y en parte extremidad locomotora, ni nada que sea en parte pluma y en parte escama. Por lo que se refiere al Archæopteryx, que hasta ahora era considerado como «el ave más antigua» porque tenía dientes y poseía también unos ejes garróideos prensiles en los bordes delanteros de las alas, y vértebras que se extendían formando una cola, entre otras características, lo cierto es que presentaba toda una multitud de incógnitas a los investigadores, lo que la convertía más en un problema que en una prueba de evolución. En efecto, por una parte se había hecho el descubrimiento de formas fosilizadas de aves de morfología «moderna» en un horizonte estratigráfico evolutivamente datado como más antiguo que la formación en la que se encontró el Archæopteryx.(c) Por otra parte, debido a su plumaje, que en un examen detenido del fósil del Archæopteryx presentaba características de ave voladora potente, (d)  llegó a considerarse, por parte de ciertos paleontólogos evolucionistas, que se trataba de un ser irrelevante. En palabras de los eminentes paleontólogos evolucionistas Stephen J. Gould y Niles Eldredge, «Mosaicos curiosos como el Archæopteryx no cuentan.»(e)

Referencias:

(a). Ommaney, F. D.: Los Peces, Colección Popular Life, pág. 60. Vuelve a texto

(B). Romer, A. S.: Vertebrate Paleontology, 3(a) edición, University of Chicago Press, Chicago 1966; pág. 198). Vuelve a texto

(c). Jensen, J. A.: Science-News (Vol. 112, set. 24, 1977, pág. 198). Vuelve a texto

(d). Feduccia, A., y Harrison B. Torduff, 1979: «Feathers of Archæopteryx: Assymetric vanes indicate aerodynamic function», Science 203:1021. Vuelve a texto

(e). Gould, S. J., y N. Eldredge, 1977, Paleobiology 3:147. Vuelve a texto

19. Hoyle, F., y C. Wickramasinghe, British Journal of Photography, marzo, 1985. También Trop, M.: «¿Ha habido manipulación en el fósil del Archæopteryx?», en El Archæopteryx: Reconsideración, boletín Creación, No. 3, 1984, Coordinadora Creacionista, Barcelona, pags. 11-13.







Origen de Vertebrados,

Anfibios y Aves

Duane T. Gish, Ph.D